Soy joven, ¡déjame vivir tranquilo!

¿Has leído alguna vez sobre la mamá más mala del mundo? ¿A cuántas reflexiones ha llevado el contenido de este mensaje a quienes lo han leído?

Aunque muchos jóvenes no lo crean, todavía existen muchos chicos que aunque les  gusta  la rumba, la moda, el sexo y todo lo que esta IN, también son reflexivos y se detienen a analizar contenidos como el que tiene “La mamá más mala de mundo”, que habla de aquella mujer que se vuelve aburridora, cansona, maluca, fastidiosa, exigente, alegona y que llega a verse como “la cucha” que te hace pensar en desaparecer,  en volarte de la casa, porque como hijo no entiendes, tal vez por tu inmadurez, que todo aquello es por tu propio bien.

A muchos jóvenes les fastidia que controlen su comida, su forma de vestir, sus gustos, sus amigos, sus salidas, su vocabulario, en fin, todos aquellos hábitos que hacen parte de su diario vivir, que no es muy comprendido por los adultos, los cuales no están preparados para asumir el mundo moderno que cada vez se vuelve más complicado.

Si los jóvenes se sienten incomprendidos, los adultos, especialmente los padres, también tienen este90 mismo sentimiento y se sienten acusados por sus hijos al ser tachados como “viejos pasados de moda”, que no entienden la cultura del sexo, la droga, la diversión desenfrenada, las modas extravagantes y el exceso del uso de las tecnologías que absorben cada vez más a la juventud. A los padres de hoy, les cuesta mucho trabajo adaptarse al mundo de sus hijos, puesto que ellos son de otros tiempos, en donde la vida se presentaba de manera muy diferente. Sólo queda entenderlos y que ello te entiendan.

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario